San Antón y el Rey de los Cerdos

Posted on Actualizado enn

17 de enero de 356

Las llamadas Vusan-antoneltas de san Antón, es, en cierto sentido, una de las fiestas tradicionales más antiguas y queridas de Madrid. Por lo que respecta al santo, cuando murió su pupilo y amigo San Pablo el Simple, San Antonio Abad le enterró ayudado por numerosos animales. Asimismo, dicho santo curó a una camada de jabatos ciegos, tras lo cual la jabalina madre de todos ellos nunca más se separó de él. Así, el día de la muerte de este monje eremita quedó constituido como el día de todos los animales.

Sin embargo, esta festividad, a la cual están vinculados los famosos panecillos de San Antón, no ha sido igual a lo largo de la historia. La celebración tal y como la conocemos hoy en día se remonta al siglo XIX. En cambio, esta resultó de una derivación no religiosa y mucho más mundana. Desde la época medieval, en Madrid era costumbre que el día del Santo se celebrase la fiesta del cerdo del concejo, que no eran otra cosa que alimentar durante el año a un cerdo entre todos para después ponerlo a disposición del Concejo. Desde, al menos el siglo XVI, la fiesta fue derivando y, junto a la ermita de san Blas (situada aproximadamente donde hoy está el Ministerio de Agricultura), en el cerro del mismo nombre, se llevaba a cabo la elección del mejor cerdo de cada piara de entre los ejemplares que los porqueros de la villa decidían presentar al panecillos-san-antonconcurso. Esos cerdos realizaban una carrera y el que ganaba era el considerado “rey de los cerdos”. Entonces, uno de los porqueros era disfrazado como san Antón, se le subía en un burro e iniciaba una especie de procesión -en la que el rey cerdo era el que comandaba al resto de cochinos-, que culminaba en la antigua ermita de san Antonio (situada en la misma explanada donde hoy luce la efigie del “Ángel Caído”). Dicha fiesta fue prohibida a comienzos del siglo XVII ya que a ella se relacionaban revueltas callejeras e, incluso, varios días de orgías. La fiesta se restauró a comienzos del siglo XVIII con la llegada de la dinastía borbónica. Pero en la segunda mitad del siglo XVII y la primera mitad del siglo XIX, a raíz de la creación de la iglesia de san Antón de Hortaleza cuando la celebración comienza a derivar en una romería a este nuevo edificio en la que se incluían varios tipos de animales y a la que acudían gentes de los pueblos cercanos a Madrid. Durante el siglo XX la romería como tal fue desapareciendo. Sin embargo, todavía hoy perviven los panecillos del santo y la gente sigue acudiendo con sus animales a este iglesia, organizándose un pequeño desfile.

iglesia-san-anton

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s